Energía renovable

Siempre nos preguntan por qué apostamos a la energía renovable. La respuesta es muy sencilla: amamos la naturaleza y creemos que es posible vivir aprovechando lo máximo que ella nos da. Por otro lado, la generación de energía es una de las principales causas de contaminación a nivel mundial. Gran parte de nuestra electricidad proviene del petróleo, quema de gas y en menor medida: el carbón, la energía nuclear y las represas hidroeléctricas.

En cambio, la energía solar, así como la energía eólica deriva de recursos naturales, inagotables. Son recursos abundantes, disponibles prácticamente en todas partes y causan poco o ningún daño en el medioambiente.

La luz del sol, a través de paneles solares puede ser convertida en energía eléctrica para una gran variedad de usos, tanto domésticos como industriales.

¿Cuáles son sus principales beneficios?

Es renovable

Es inagotable

No contamina

Evita el calentamiento global

Reduce las importaciones energéticas

Genera riqueza y empleo local

Es modular y muy versátil

Genera electricidad a gran escala y también para pequeños núcleos

Energía Renovable en Argentina.

Argentina declaró el 2017 como el «Año de la Energía Renovable». El gobierno apuesta a que el país se convierta en una potencia en energía solar, generando miles de empleos.

La Ley de Energías Renovables (No 27.191) establece una meta: alcanzar un 20% de la matriz eléctrica en 2025. Esta ley incluye también diversos incentivos fiscales para quienes utilicen energias renovables como suministro.

Además, esta ley establece la obligación a todas las industrias con un consumo de más de 300KW de potencia media contratada en el año calendario, de comprar o autogenerar el 8% de su energía de forma renovable.

Otra ley importante es la Ley 27.424 de Generación Distribuida, aprobada en el 2017, dispone que para desarrollar la Generación Distribuida mediante energías renovables, los estados provinciales deben proveer a los usuarios de incentivos tarifarios que permitan amortizar las inversiones en un contexto en el que el costo de generación con renovables no es competitivo frente a las tarifas de la energía convencional.

A partir de esta ley, además de ahorrar a través de la generación de energía propia, las casas particulares, o empresas pueden inyectar la energía que no utilicen a la red, siendo el Estado en este caso quien paga por esta energía.

Nuestro país está atrasado en materia de energías renovables en comparación a Brasil, Chile y Uruguay. Argentina cuenta con un alto índice de insolación y es considerada una verdadera oportunidad de desarrollo a nivel internacional.